LA NEGRA LORENZA

Guión para cine

Sinopsis

En el año 1970, Mozambique era una colonia portuguesa con una inestabilidad social producida por el independentismo cada vez más creciente de su colonizador, Portugal.

Su economía estaba basada en la subsistencia y sus riquezas se mantenían en una gran parte sin explotar, mientras otra estaba en manos de multinacionales extranjeras, como la empresa Vale de Brasil, poseedora del 95 % de las acciones de la 4.a mina de carbón de alto poder calórico más importante del mundo en la provincia de Tete, su nombre Matice —utilizado para la obtención del acero—.

Las riquezas naturales de la colonia como gas natural, petróleo (por explotar), oro, piedras preciosas y semipreciosas, sal y tantalio, lingotes de aluminio, mariscos (entre otras muchas) no eran suficientes para dejar de pertenecer a uno de los países más pobres de la tierra. La minería y un poco de turismo en la actualidad —por gozar de un clima tropical/subtropical y zonas naturales de gran belleza— pueden ser sus salidas hacia el desarrollo.

Situamos la trama de esta historia en la capital del país, que por el año 1970 se llamaba Lourenço Márquez, en honor al comerciante portugués que la descubrió. Después del año 1975, Mozambique consiguió la independencia de la metrópoli y su nombre, Maputo —vigente en la actualidad—, se debe a la memoria de un líder local anterior a la llegada de los portugueses.

Maputo, donde desemboca el río que lleva su nombre, ocupa el extremo sur del país con una extensión de 346 kilómetros cuadrados y una población un poco superior al millón de habitantes. Su potencial turístico —por desarrollar— abarca playas de blanca arena con aguas azules y una gastronomía basada sobre todo en marisco.

La historia está basada en un hecho real, a sus personajes, ficcionados, les toca vivir la guerra de liberación, la evacuación de todos los profesionales europeos y que el FRELINO, al hacerse con el poder, opte por un comunismo de moda en África, fenómeno que los países de su entorno no permitieron desarrollar. Para ello utilizan múltiples recursos creando la RENAMO, dedicado a debilitar el Gobierno por acciones concretas, basadas en la destrucción de las infraestructuras, lo que los lleva a la paralización de sus servicios básicos y a la ruina. Todos estos fenómenos unidos desembocan en la guerra civil que dura desde 1977 a 1992, dejando un balance de 900.000 muertos, entre combatientes y muertos por inanición, y 5.000.000 de desplazados, muchos de ellos con graves secuelas por la existencia de minas antipersonas sin desactivar. Los más afectados son los niños.

En Portugal, el 25 de abril de 1974 se vive la Revolución de los Claveles con la huida del dictador Salazar y de los capitales nacionales y extranjeros. La nacionalización de la banca y los latifundios junto a la desaparición de gran parte de sus colonias, mediante guerras de liberación —de gran costo económico—, dejan a la población en el paro y la pobreza.

La trama se desarrolla en el periodo comprendido entre los años 1970 a 1993 en el que Mozambique y sobre todo su población, soprtaron dos guerras, una de liberación y otra más sanguienta civil llegando a ser declarado un País fallido y el cuarto más pobre de la tierra. En esas circunstancias:

La Negra Lorenza, dueña de un bar-restaurante en la playa frecuentado por portugueses, cuando el FRELINO se hace con el poder, es declarada colaboracionista y, basándose en una denuncia, le cierran el local y es llevada a un campo de reeducación. Se la da por desaparecida.

Tres de sus amigas —brujas— la invocan para que narre su vida. Utilizan como médium a la bruja Josina que, ayudada por Rosa y Nadia utilizan tres bolas de una mesa de billar —muy apreciada por Lorenza— que hay en el local. Cada una de las tres bolas tiene un significado: la blanca representa salud, pureza; la roja el amor, la sangre; y la amarilla luz, sabiduría, envidia, celos. A través de esta particular invocación, Josina, Rosa y Nadia logran su objetivo: ponerse en contacto con el espíritu de la Negra Lorenza. Así, la Bruja Josina es la voz que narra la última parte de la vida de la Negra Lorenza y su trágica muerte.

Lorenza mientras vive, no pierde el contacto con Ricardo, y este le cuenta sus preocupaciones por abandonar a los hijos de ambos en un orfanato. Su emigración a Brasil en un carguero para poder encontrar trabajo en ese País ya que en Portugal es muy difícil debido a la cantidad de repatriados existentes por la perdida de las colonias.

Ricardo consigue abrirse paso de nuevo para tratar de recuperar a sus hijos y así reunirse todos de nuevo. La trágica muerte de Lorenza no lo desanima y busca la justicia pese al tiempo transcurrido. La casualidad, o tal vez la brujería, hace que coincida en Johannesburgo con sus hijos y desde allí establecen los tres la búsqueda de Lorenza, compañera y madre. Descubren por medio de las distintas informaciones obtenidas de la Cruz Roja Internacional y por las pesquisas de un importante despacho de abogados de Johannesburgo que tienen contratado, como y en que circunstancias se produjo la detención de Lorenza y como pasó los últimos años de su vida. Se demuestra que no murió en un ataque de la guerrilla de la RENAMO (según la versión oficial), algo que podrá ser desmontado mediante una nueva auptosia a su cadáver enterrado en la ciudad de Lichinga. El propio espíritu de Lorenza —por medio de la Bruja Josina— los pone en la pista de los hechos.

El prestigioso despacho de abogados de Johannesburgo consigue encajar las piezas de los últimos años de la vida de Lorenza y sentar en el banquillo por asesinato al causante de su trágica muerte.

Las tres brujas, por su parte, conseguirán que Ricardo y sus hijos vivan la presencia del espíritu de la Negra Lorenza reabriendo el local donde fue feliz.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now